domingo, 7 de septiembre de 2008

CREYÓ SUS PALABRAS

Ella buscaba sus propias formas de vida.
De sentir,
de estar.
Propias.
No escritas.
Y entonces empezó a oir:
así te conocimos, y así te aceptamos.
Y se lo creyó.
Creyó que se había cruzado con alguien que también tenía sus propios códigos.
Y se lo creyó.
Creyó que podría haber encontrado a alguien con quien compartir los nuevos códigos que iba descubriendo.
y se lo creyó.
Pero no era verdad.
Querían cambiar su realidad.
Querían ir redirigiendo sus códigos.
Esperaban ver cambios, aunque la seguían diciendo:
sé que vas a acutar así, está bien, así te conocimos.
y se lo creyó.
Y siguió su camino.
Y todo era mentira.
Esperaban otra cosa de ella.
Y se sintió desgarrada porque no soportaba fallar a su gente.
Fallar?
o seguir sus propios códigos?
seguir su propio ritmo.
Y siguió caminando,
debía seguir buscándose a sí misma.
con o sin apoyos, quizás confundió...
ahora con una música disonante con el resto.
con más soledad,
pero siguió caminando,
cabizbaja,
triste,
confundida.

10 comentarios:

Charo dijo...

No hay verdadero crecimiento sin pasar por la soledad.
Elegir la fidelidad a uno mismo o la apariencia de compañía es una elección que antes o después tenemos que hacer, de forma repetida. Y hay momentos en los que esa disyuntiva es tan clara que ningún acompañamiento nos resulta válido.
Pero "nuestro genio interior" siempre nos acompaña, intentando que estas elecciones no nos endurezcan más de lo necesario, no nos aislen.

Anónimo dijo...

Que la búsqueda de "nuevos códigos" no te convierta en una "desconocida". Chusber.

Bolero dijo...

Lilit es dificil el camino, siempre tienes la sensación de traición, a veces a ti misma otras a los demás
pero no se puede estar en misa y replicando
muakkkkkkkkkkk

Agente 99 dijo...

Vaya....la encrucijada de siempre, y la dificultad de ser fiel a uno mismo o el camino fácil de dejarse llevar y ser lo que los demás esperan. Sé mas valiente que yo.

Un beso fuerte.

LILIT dijo...

charo:
el genio interior a veces se duerme, pero ahí hay que estar para zarandearle y no bajar la guardia. Lo sé. Me salva que sé que le tengo, aunque a veces le deje dormir.

mi querídiiisima anónimachusber:
desconocida??? eso es lo último que quiero.

bolero:
ahí lo has dao!! a mi no me gustan las misas demasiado, asique....me quedaré replicando.

99:
ais, uff, el ser fiel a uno mismo no sé si es valentía, sé que es la única opción que me lleva a buen puerto, por jodía que sea, sé que es esa. no conozoco otra.

Luna Carmesi dijo...

¿Cuando sabremos la diferencia entre socializarnos y ser realmente nosotros mismos?

¿Para qué actuar como estperan los demas? ¿POr qué?


Besos!

jorge dijo...

Nunca te traiciones.

Si alguien quiere cambiar tu realidad, redirigir tus codigos, si dice una cosa esperando otra...no tengas dudas: Echale de tu vida.

Nadien mejor que tu sabe lo que le conviene a tu vida en este momento.
Quedate con lo que tu creas que no estas dispuestas a renunciar.
Liberate de los sustituible.

¿Sabes lo que quieres? Se consecuente.
Hay cosas o personas a las que no querras renunciar...y haras actos para demostrarlo.
A los demas, si no les gusta lo que hay...que se vayan. No cambies, te gustas asi y por ahora estas satisfecha...¿el futuro? ¡ya llegara!

¿cabizbaja, triste, confundida? Quien no te quiere como eres no se lo merece. Alejalo de tu vida.

LILIT dijo...

luna:
Me gusta buscar no sólo la diferencia, también el equilibrio entre ambas. Lo necesito, es parte de mí.
(sabemos algo de monseiur?) ;)


jorge:
en ello estamos...
desde hace...nimeacuerdo.
Y me gusto, pero a veces, honestamente, también me gusta gustar, y ahí suelen venir los problemillas. Pero es parte del proceso.
besitos.

Kostas Kamaki dijo...

Confundida, al principio. Después, seguro que te darás cuenta de que, aunque no ha merecido la pena, la has merecido, por desgracia, dolorosamente.
Besos de calma

LILIT dijo...

Kostas:
se te respira triste...me equivoco?
o a mí me ha llegado un poco desolador.

yo creía que siempre merecía la pena, en todos los sentidos.

me gustan tus besos calmantes.